viernes, 28 de mayo de 2010

Quítate las piedras del zapato





Con frecuencia sentimos malestar por pequeñas cosas que soportamos en nuestra vida cotidiana y que nos resultan fastidiosas. Nimiedades en medio del camino, con las que topamos frecuentemente. Pequeños obstáculos, que tienes que esquivar, que están ahí, como piedrecillas en los zapatos; te molestan, pero sigues andando, más lento, con algo de dolor, pero sigues y todo ello por no pararte, sentarte un momento y quitártelas.
¡Ah!!! ¡Que alivio cuando lo haces!!!

Esa infinidad de cosas que toleras te absorben energía, te malhumoran y perjudican tu productividad.

Algunos ejemplos podrían ser:

-Tu archivador se quedó pequeño hace algún tiempo. Lo tienes atiborrado. No cabe nada más. Para sacar  una carpeta tienes que hacer un esfuerzo y luego ya no puedes volverla a meter. Ya tienes fuera un montoncito de carpetas, a la espera de un archivador nuevo. Cada vez que tienes que buscar algo sientes un verdadero fastidio.

-A tu mejor camisa se le cayó un botón, ahí está a la espera de que alguien se lo cosa. Ya has ido a un par de citas en las que te hubiera gustado lucirla, pero no te daba tiempo. Te has plantado otra cosa, pero has ido un poco a disgusto.

-Se te ha estropeado el interruptor del despacho. Hay que darle repetidas veces para que se encienda la luz. Llevas así un mes, cada vez que lo utilizas sufres pensando ¿Funcionará? Encontrar un lampista con urgencia es difícil. ¿Amas el riesgo, verdad?

-Recibes en tu correo diario sesenta “power-points” de tus amigos. Son paisajes, flores, música, consejos para prevenir atracos y bacterias; les das una ojeadita por si entre ellos hay algo importante. Pierdes mucho tiempo pero te sabe mal mandar un correo a todos y decirles que “por favor no te envíen más” .Y así resistes día a día, repasando y borrando e-mails.

Empieza por apuntar que es lo que te molesta, obstaculiza o te hace perder tiempo.

Haz una lista y mantenla abierta para tachar lo resuelto y añadir nuevas “molestias”
Te sorprenderás de las cosas que te fastidian.

-Ves haciendo huecos en tu agenda para ocuparte de reparaciones, compras y tareas.
-Aprovecha por tirar lo que no sirve y te está obstaculizando el camino.
-A menos que seas muy manitas solicita la ayuda de un profesional para las reparaciones o  pequeñas  instalaciones. Te evitarás mucho desgaste de energía y posibles desastres.
-Aprende a decir NO a situaciones que te resulten fastidiosas y sean evitables.

Intenta eliminar “las piedrecillas que tengas cuanto antes e impide que se te instalen de nuevas. No lo pospongas, evitarás que te salgan ampollas.

Que tengáis un buen día.
Montse

votar


Leer más...

martes, 25 de mayo de 2010

Enseñar a pescar



"Regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enséñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida" (Proverbio chino)

Al contrario de lo que muchos creen no accedemos a la mayoría de nuestros aprendizajes básicos a través del estudio y del esfuerzo. Más bien son el resultado de una forma natural de aprender a través de la experiencia. Cuando aprendemos a ir en bicicleta, lo más probable es que después de varios intentos y caídas, mejoremos progresivamente hasta mantener solos el equilibrio, avanzar y detenernos. Una vez aprendido ya no se olvida y ya forma parte inherente de nuestro ser.

Formar no es sólo transferir conocimiento, sino despertar inquietudes y habilidades.
Cuando nacemos nuestro cerebro no es una página en blanco, sino un enorme potencial de posibilidades que pueden llegar a realizarse o no.
“Aprender a aprender” es la mejor herramienta para desarrollar este potencial.

El aprendizaje estático consiste en la adquisición de conocimiento, perspectivas, métodos y reglas fijas para tratar situaciones fijas y recurrentes. Realza nuestra capacidad de resolución de problemas dados. Este tipo de aprendizaje está diseñado para mantener un sistema o un modo de vida ya establecido y es indispensable para el funcionamiento y la estabilidad de la sociedad.

Sin embargo, para la supervivencia y el desarrollo es esencial otro tipo de aprendizaje: el que puede producir cambio, renovación y reformulación de problemas. Se trata del aprendizaje dinámico. “Aprender a aprender" implica saber analizar y organizar la información disponible y cuestionar su utilidad.

El aprendizaje estático evalúa la adquisición de conocimientos en una materia o habilidad, aplicando acción correctora para paliar los fallos y debilidades percibidos. No contempla construir nuevas oportunidades ni expectativas. Por el contrario, el aprendizaje dinámico se centra en la preparación para la acción en nuevas situaciones. Trata problemas “emergentes” que pueden ser únicos y por tanto no hay oportunidad de aprender por ensayo y error. Problemas para los cuales no se conocen soluciones.

El desarrollo del “empowerment”, la creatividad y la participación son pilares básicos que cualquier organización debe tener en cuenta si desea construir un equipo capaz de hacer frente a nuevos retos y cambios.

Formar personas con capacidad para compartir responsabilidades, trabajar en equipo, tomar iniciativas, abiertas a nuevas perspectivas, sin miedo al cambio. Eso es………”Enseñar a pescar”

Que tengáis un buen día
Montse


Referencia: Aprendizaje Dinámico con PNL de Robert B.Dilts y Todd A.Epstein
                 Líderes de Warren Bennis y Burt Nanus

votar

Leer más...

lunes, 17 de mayo de 2010

Archivar en transparente



"Archivar rápido. Encontrar rápido."

Este debería ser el lema de un buen sistema de archivo.

¿Por qué procrastinamos tanto a la hora de archivar? ¿Por qué lo hacemos lento y complicado.?

Si necesitamos más de un minuto entre que decidimos que un elemento de nuestra bandeja de entrada lo queremos conservar hasta que lo archivamos en su sitio definitivo, es que no estamos usando un buen método. Peor aún, si posteriormente queremos recuperar este elemento y debemos poner todo patas arriba para encontrarlo. ¿Dónde lo has metido?

Yo he simplificado mucho mi sistema, gracias a la transparencia.

Me he aprovisionado de dossiers transparentes, en los que se ve el contenido. También de unas etiquetas que se pegan y despegan, con lo cual puedes reciclar nuevamente las carpetas cuando tiras el contenido actual.

También tengo cajas, bolsas y sobres transparentes. Cada uno tiene su utilidad.

Ver lo que hay dentro ahorra mucho tiempo. Simultáneamente lees la etiqueta y ves el interior. En las carpetas opacas, aunque las elijas de distintos colores, a primera vista todas son iguales, debes leer una a una las etiquetas para buscar la que te interesa y posteriormente abrir la tapa. Un derroche.

En mi maleta, mis zapatos en bolsa transparente, mi cargador de móvil, mis cremas y champús. No tengo que ir abriendo cada bolsa para ver que he metido dentro.

En la cocina, el azúcar, la sal, el arroz, en botes de cristal. Es fácil ver lo que hace falta comprar.

Film transparente para guardar restos en la nevera. Bolsas para congelar.

Un sinfín de posibilidades. Transparentar está de moda. Impleméntalo en tu archivo.

Que tengáis un buen día.
Montse

votar

Leer más...

viernes, 14 de mayo de 2010

La persuasión y sus leyes




La Persuasión es el arte de inducir a otros a que cambien de actitud, que adopten una idea, o que realicen una acción que nos interesa. Todo ello de forma voluntaria, por convencimiento. Hay que diferenciarla de la negociación que conduce a llegar a un punto medio de entendimiento.

Para persuadir a los demás de que hagan lo que uno quiere, se utilizan técnicas basadas en las leyes de la persuasión.

Estas leyes no son buenas ni malas, simplemente existen. Depende de cómo y con que fines se usen. Pueden ser utilizadas sin escrúpulos para obtener poder y lucro, pero también para llegar a acuerdos de paz, alianzas entre Estados, convencer del uso de medidas preventivas de salud, normas de civismo y de seguridad.
Son utilizadas también , por gente muy especializada, para negociar con secuestradores o para disuadir a un suicida que atente contra su vida o la de otros.

Las campañas de marketing y publicidad están basadas principalmente en la persuasión y siguen sus leyes, adoptando unas u otras según interese, para influir más y mejor en su público objetivo.

Unas cuantas leyes:

Ley de la Reciprocidad:

Cuando los demás hacen algo por nosotros, nos sentimos agradecidos y con la necesidad, incluso la presión, de devolverles el favor.
La técnica de ofrecer un obsequio, un elogio o incluso solamente una sonrisa, funciona.
Si un amigo te invita a una reunión de “Tupperware” en su casa, te da un regalito, te ofrece un refresco y te comes sus galletas, es casi seguro que elegirás del catálogo algún producto  para no irte de su casa sin comprar nada.
También es casi seguro que irás a comprar a la tienda en la que te han ofrecido gratuitamente muestras de sus productos y en los que te tratan de forma más amable.
La técnica de ofrecer un obsequio, un elogio o una sonrisa, funciona.
Pero esta ley es muy sutil y puede volverse en contra si puede percibirse que se utiliza como un soborno o coacción. En este caso la persona se siente incómoda y rehuye el compromiso.
Sólo funciona si la obligación que se crea se percibe como un acto desinteresado.

Ley del compromiso y la consistencia:

Una vez la gente se compromete a llevar a cabo lo que ha decidido que es correcto, ya sea de forma oral o por escrito, es probable que siga comprometido, incluso después de que los términos y las condiciones cambien. Por ejemplo, en la venta de coches, si de repente, en el último momento, el vendedor eleva el precio del coche, el comprador, que ya ha decidido comprar, sigue adelante con su decisión.

Cuando más públicos se hacen los compromisos adquiridos más fácil es que estos se mantengan firmes. Adoptar una postura o decisión delante de otras personas nos obliga más a suscribir este compromiso. De ahí que por ejemplo, en los centros de adelgazamiento inviten a sus clientes a hacer partícipes a familiares y amigos de su decisión de perder peso, si lo has dicho públicamente es un poco más difícil que te eches atrás.

Ley de la validación social:

 La gente hará aquellas cosas que vea que otra gente hace a su alrededor. Tomamos el comportamiento de los demás como referente para nuestras acciones, para validar lo que deberíamos o no deberíamos hacer.
Generalmente, nos permitimos chillar y gritar en un partido de fútbol, porque la multitud lo hace o levantamos la cabeza instintivamente mirando al cielo si vemos que las personas de alrededor nuestro alzan la vista.
Hay también un lado oscuro en esta ley:” la apatía del espectador pasivo”.Cuando ocurre un accidente, cuantas más personas están presentes, se reduce el número de los que ayudan de verdad, pues el sentido de responsabilidad se diluye.

Ley de autoridad :

La gente tenderá a obedecer a figuras de autoridad, incluso si les piden realizar actos que les resulten desagradables.

Ley de la conectividad:

 La gente es convencida fácilmente por otra gente con quien se siente a gusto. De forma natural intentamos agradar a las personas que nos gustan o nos atraen en algún sentido. Si gustas a tu público, te perdonarán tus errores y recordarán tus aciertos. La gente compra más a gusto si les complace la persona que les está vendiendo el producto.

También es cierto el principio de similitud. Nos suele gustar y nos solemos sentir más atraídos por personas parecidas a nosotros o con algún rasgo social o interés común. En consecuencia los que quieran que accedamos a sus deseos pueden conseguirlo pareciendo similares a nosotros.

Ley de la escasez :

Tiene un amplio papel en el proceso de persuasión. Las oportunidades siempre son más valiosas y emocionantes cuando son escasas y están menos disponibles. Cuanto más escaso sea un bien más aumenta su valor y más urgente nos parecerá poseerlo.
Rótulos que rezan “Ofertas del día”, “Hasta agotar existencias”, “Ofertas exclusivas” “Liquidación por cierre”, funcionan porque hacen que la gente piense que perderá la oportunidad si no actúa de inmediato.

Ley de la asociación:

Nuestro cerebro relaciona objetos, gestos y símbolos con nuestros sentimientos, recuerdos y experiencias. Nos asociamos mentalmente con frases, imágenes, sonidos, colores, música y símbolos.

El olfato:
Este sentido es tan potente que puede activar muy rápido asociaciones con recuerdos y emociones. Para algunos el olor a pan recién hecho, el del césped recién cortado o el del cloro de la piscina nos puede hacer retroceder veinte años y evocar momentos nostálgicos en pocos segundos. El olor puede mejorar o reforzar las respuestas deseadas. Los supermercados con panaderías llenan el aire con el aroma cálido de pan y café. Tiendas de pastas y galletas se aseguran que se huela a bollos de canela. Los agentes inmobiliarios aconsejan que el propietario de una casa en venta, ahuyente los malos olores y ponga pan en el horno antes de que lleguen los posibles compradores.

La música:
Gimnasios y discotecas que ponen música animada desde el exterior para insinuar que dentro hay energía elevada y diversión. Tiendas de ropa, restaurantes, centros comerciales con música acorde al estilo del público objetivo.
La música puede amansar a las fieras o crear energía y excitación al instante.

El color :
Es un dispositivo de persuasión fantástico. El color es crítico en marketing, en publicidad y en los envoltorios de los productos. No es algo meramente relacionado con la apariencia, sino que tiene significado.
.
Los restaurantes de comida rápida decoran sus locales en rojo, amarillo o naranja que son colores excitantes que estimulan el apetito y animan a comer más deprisa. Compara esos colores vivos con los colores tranquilizadores que usan los restaurantes selectos, en especial verdes y azules que animan a quedarse allí y comer sin prisas.

El color incluso mejora el sabor y el atractivo de la comida.
Se prefiere un zumo de naranja de color muy vivo a uno del color naranja más natural. Un café servido en taza roja se aprecia como “rico y aromático”, el mismo café servido en taza amarilla “demasiado flojo” y el servido en taza marrón “demasiado fuerte”.

Curiosas leyes.

Que tengáis un buen día.
Montse


Referencia: El arte de influir en los demás de Kurt W.Mortensen


votar

Leer más...

viernes, 7 de mayo de 2010

Sólo dos cosas a la vez



Sólo se pueden hacer dos cosas a la vez. Demostrado.

Un equipo de investigadores franceses publicó en la revista científica Science los resultados de una investigación que muestra qué ocurre en nuestro cerebro cuando tratamos de hacer dos cosas a la vez. Al parecer, cada mitad de nuestro cerebro se ocupa de una cosa.

El equipo francés utilizó la técnica de la resonancia magnética para explorar lo que ocurría en el cerebro de 32 voluntarios a los que se les pidió realizar un test en el que tenían que asociar entre sí una serie de letras.

Cuando los voluntarios realizaban una sola tarea una cierta parte del lóbulo frontal se iluminaba. Pero cuando realizaban dos tareas a la vez, los lóbulos se dividían las tareas entre ellos, asociando un hemisferio cerebral a cada una de ellas.

La actividad en el lóbulo derecho estaba relacionada con la tarea principal (acción A) y la actividad en el izquierdo con la tarea secundaria (acción B). El cerebro era capaz de controlar las acciones simultáneas y cambiar entre una y otra entre los dos hemisferios al realizar dos tareas, pero se bloqueaba cuando una tercera acción entraba en juego.

El estudio muestra que el hombre podría tener una mayor facilidad para tomar decisiones binarias pero no es tan bueno a la hora de elegir entre múltiples opciones".

Puedes hablar por teléfono y a la vez firmar unos papeles, pero lo que no podrás hacer es enterarte de lo que estás firmando. Puedes comer mientras ves la televisión, pero no podrás oír al mismo tiempo lo que te está diciendo tu suegra.

Máximo dos cosas, una tarea principal y otra secundaria. (1,0) (0,1) (activado, desactivado) (desactivado, activado). Así trabaja nuestro cerebro, en binario.

Que tengáis un buen día.
Montse

Fuente: ¿Por qué no se pueden hacer más de dos cosas a la vez? Por Infobae publicado en Estrategia&Negocios el 19-04-2010




votar

Leer más...

lunes, 3 de mayo de 2010

Invertir la pirámide de Maslow. El otro prisma



Bienestar es el conjunto de factores que facilitan satisfacer a un individuo sus necesidades, tanto físicas, sociales como psicológicas.

Maslow, a través de su célebre pirámide, reagrupó las necesidades fundamentales en cinco categorías:
fisiológicas, de seguridad, sociales, de estima y de realización. Su análisis va más allá de una simple clasificación y postula la existencia de una jerarquía entre las necesidades.
Las necesidades de orden inferior (las básicas), una vez satisfechas, dejan aparecer las necesidades de clase superior. Es decir, que se observaría una evolución en las necesidades que, pasando de un objetivo prioritario de supervivencia ,se iría hacia unos objetivos más cualitativos de estilo y de calidad de vida.

¿Pero qué ocurre, cuando ya habituados a tener nuestras necesidades de orden inferior satisfechas y a estar situados en unos niveles cualitativos de bienestar que rondan la cúspide de la pirámide, ésta se desmorona?

¿Cómo afrontamos una crisis económica, el paro, la inseguridad o el cambio climático?

Puede que estemos descendiendo de unos niveles de calidad de vida superiores a otros más bajos, a bajar  de estatus e incluso a no tener muy claro si en un futuro, la satisfacción de nuestras necesidades básicas corre peligro.

La pirámide se invierte. Hay que echar mano de la creatividad y la autorrealización, situadas arriba del todo. Nos toca ser emprendedores, ampliar límites, reinventar, cambiar paradigmas, prevalecer en valores como la ética, la solidaridad y el respeto al medio ambiente. Consolidar la cumbre es la estrategia, sólo luchando desde arriba preservaremos la base.

Que tengáis un buen día.
Montse

Referencia: Marketing Estratégico de Jean-Jacques Lambin
imagen cedida por dimnikolov (via flickr)
votar

Leer más...