martes, 23 de febrero de 2010

Sácale partido a tu reloj biológico



¿Eres un ave nocturna o un gallo matutino? Sácale jugo a tus horas más productivas.

Nuestros relojes biológicos están sincronizados con los ritmos de la naturaleza. Los llevamos impresos en los genes y son los que organizan nuestras funciones biológicas de forma cíclica. En principio, estamos diseñados para dormir por la noche y estar activos durante el día, pero hay personas que aman la noche y odian madrugar y otras se van a dormir como las gallinas y están de pie al primer rayo de luz.

En un estudio realizado por la psicobióloga Ana Adán de la Universidad de Barcelona se indica que según la época del año en que naces tenderás a ser matutino o vespertino. Los nacidos en otoño/ invierno, con períodos de luz más cortos, manifestarán una tipología matutina. La vespertina es habitual en individuos nacidos en primavera o verano.
A cada hora del día, nuestro organismo presenta condiciones óptimas para diferentes actividades. Por la mañana, a primera hora las condiciones son mejores para memorizar datos, al mediodía se alcanza el pico máximo de concentración en el trabajo y por la tarde-noche es cuando se tiene mayor capacidad para la concentración y el aprendizaje.

En el mismo estudio se sostiene que las personas matutinas están mejor adaptadas al ritmo de nuestra sociedad, mientras que las vespertinas tienen algunos problemas con los horarios rígidos, algo que se debería tener en cuenta ya que son personas con las mismas habilidades, aunque sus puntos álgidos de rendimiento se producen más tarde.

¿Estás sacando partido a tus horas más productivas? Sincroniza tu reloj biológico con tus actividades.

Si eres madrugador, aprovecha para apuntarte al gimnasio antes de ir a la oficina, unas cuantas piscinas y una ducha te mantendrán vital para todo el día. Queda para comer en vez de cenar, con clientes o amigos y por la tarde dedícate a tareas más relajantes, como la lectura, tuitear o escuchar música. Los fines de semana, trasnocha un poco, transfórmate y descubre el hechizo de la noche. El domingo con las cortinas bien cerradas puedes dormir hasta más tarde.

Si eres vespertino, no te atiborres de cafés por la mañana en un esfuerzo para adaptarte a tu actividad diurna, eso sólo conlleva a la adicción y desarreglos digestivos. Sí puedes búscate un trabajo más acorde con tu reloj biológico. O bien un turno de tarde – noche o hazte freelance, tu horario será flexible y te adaptarás mejor. Haz deporte al mediodía y apúntate a algún curso nocturno, le sacarás mejor partido. Queda para cenar con clientes y amigos. Los fines de semana, aunque sea de vez en cuando, madruga un poco, descubre el hechizo de los primeros rayos de sol, desayuna tranquilamente y respira, el día también tiene sus encantos.

Que paséis un buen día/noche
Montse

Referencia: El País Salud : En portada Cronobiología

Leer más...

jueves, 18 de febrero de 2010

La Pereza. Un pecado capital



A mi gato le encanta estar tumbado al sol y a mi.......también.


Pereza, (latin: acedia, accidia, pigritia), es la negligencia, tedio o descuido en realizar acciones, movimientos o trabajos. Se le conoce también como gandulería, flojera, haraganería u holgazanería.

Todo ser vivo que se mueve tiene tendencia a economizar esfuerzos, a no malgastar energías en balde. Si no le reporta algún beneficio o disfrute, no se mueve.

Ejemplo: mi gato, puede pasarse horas dormitando al solecito esperando la hora de comer.

Los niños se mueven mucho, saltan, corren y lo tocan todo. Están en la etapa de descubrir el mundo y adquirir habilidades y para ello no tienen pereza porque aprendiendo, disfrutan. Pero cuando es hora de recoger juguetes, otro gallo canta, les resulta aburrido y tedioso y prefieren no hacerlo.

Lo malo es que de mayores seguimos igual, tendemos a "procastrinar" todo aquello que nos resulta, a nuestro entender, fastidioso o molesto. Pero en el fondo sabemos que esta procastrinación no conduce a nada más que a crearnos estrés y malestar.

La solución podría estar en sólo realizar tareas que nos gustasen y descartar aquellas que nos resultaran penosas, pero lamentablemente el mundo no funciona así y en nuestra vida hay un montón de asuntos y situaciones que inicialmente nos producen tedio e incomodidad.

Algunos trucos para evitar la pereza:

- Tómatelo como un reto. La pereza te tienta a no hacer, a posponer, pero aquí quién manda eres tú, las riendas las llevas tú y vas a ganarle el pulso. Cada vez que lo consigas apúntate un tanto. 1-0 y celébralo.

- Hazlo lo primero. Si tu subconsciente te avisa que hay algo que debes hacer pero que a él le fastidia, ármate de valor, ponte en acción y hazlo ya. Una vez hecho, celébralo.

- Cambia de postura: si estás aletargado, alcachofado pensando que deberías ponerte en marcha, detén tus pensamientos y muévete rápido. A poder ser ponte de pie. Al cambiar rápidamente de postura has cambiado la inercia de tus pensamientos y ya te has puesto en acción sólo has de mantenerte así. Si lo consigues, celébralo.

- Adelanta tu calendario: Anota como límite unos días antes de la fecha definitiva de entrega de un proyecto y comprométete a terminarlo en este plazo. Una vez entregado, celébralo.

Y para celebrarlo, túmbate al sol con la satisfacción del deber cumplido.

Que tengáis un buen día.
Montse

referencia Wikipedia

Leer más...

martes, 16 de febrero de 2010

Estilos de vida



¿Qué estilo de vida es el tuyo? ¿Es acorde con tus más íntimos valores? ¿Cuál te gustaría que fuera?

Un estilo de vida es la forma que tiene una persona o grupo de desenvolverse habitualmente.
Refleja sus actitudes, sus valores y su visión del mundo.
La persona se auto-expresa mediante unos hábitos de consumo, relaciones personales y determinada forma de vestir.

El núcleo familiar, la posición económica y cultural tienen un buen peso específico, pero el estilo de vida viene determinado por el sistema de valores que se adopta. los intereses y los gustos. Dos hermanos educados  por igual, seguramente optaran por distintos estilos de vida.

Generalmente, todos somos un híbrido de varios estilos. Pero hay verdaderos puras sangres.

Veamos distintos estilos:


-- Vas vestido de forma “casual”. Un look desenfadado pero elegante. Usas ropa de marca. Llevas el pelo estudiadamente despeinado, gafas de pasta y la iPad, el iPod ó la Blacberry en tu bolsillo. Eres un crack en nuevas tecnologías y te mueves por las redes sociales como un pez. Quizás seas publicista o diseñador, Eres abierto, extrovertido y con muchos contactos. Tu vida social es intensa., no te pierdes ningún estreno y acudes a los mejores eventos.

--Tu vestimenta es impecable. Cuidas el menor detalle, tienes un buen coche. Cuidas tus complementos. Mantener tu nivel de vida es importante para ti .Eres bueno en los negocios, sabes posicionarte y defender tus intereses. Quizás tus ingresos no estén acordes con tus gastos y vivas al límite de tus posibilidades. Tu vida social es intensa y sabes moverte en los círculos que te convienen.

--Te compras la ropa en la tienda de tu barrio o en el mercadillo los jueves, Eres práctico. Usas ropa informal y cómoda. Quizás no te afeites todos los días, porque alegas que te da un aire desenfadado: sin embargo en el fondo es porque te da pereza. No eres un consumidor compulsivo, lo tuyo es tomar patatas bravas en el bar, viendo el fútbol. Quizás eres un empleado, un informático o tienes un taller propio. Tu red de contactos no es muy amplia, pero si fiel.

--Tus prendas son de algodón 100%. Compras tu comida en la tienda ecológica. Practicas yoga o shiatsu. Das mucha importancia a los micronutrientes, eres sostenible, usas la bicicleta para desplazarte. Te gusta la vida tranquila y deseas hacer un viaje a la India, al menos una vez en la vida.

¿Eres “cool” “fashion-victim” “gótico” o “neohippie”? ¿Qué te empuja a pertenecer a un grupo social o tribu?

¿Tu casa es totalmente minimalista o para entrar en tu salón hay que sortear cajas de libros y juguetes ? ¿Te encanta el campo o eres urbanita hasta la médula?

¿Que te gustaría cambiar?. Analiza tus valores más íntimos y tus prioridades. Vive acorde con ellos.

Que tengáis un buen día.
Montse

Leer más...

viernes, 12 de febrero de 2010

La caja de Pandora





Ser ordenado no es sinónimo de ser productivo.

Es cierto que el orden es un hábito básico para llevar a cabo nuestras tareas de forma fluida y sin contratiempos.

Mantener nuestro escritorio y nuestro guardarropa en perfecto estado nos facilita el trabajo y nos hace más productivos.

Pero no todo el mundo que es ordenado es productivo.

Existen obsesionados del orden que solo son eso “obsesionados”.

Hay personas que alinean sus lápices, su agenda y que no permiten que un papel sobresalga un milímetro del resto. Están orgullosos de ello y lo suelen comentar con frecuencia.”Es que yo soy muy ordenado”. Quizás esta cualidad no les lleva a ser más productivos, al contrario. El aterrizaje en su escritorio de un papel no esperado, una llamada o una reunión no programada, les pueden sumir en un profundo caos. Se desmorona su baraja de naipes, pierden el control y tienen dificultades para seguir con sus tareas.

Ser un poco polifacético, dar cabida a la improvisación, adaptarse a cambios de última hora, nos permite sortear las dificultades del día y día, y optimizar las oportunidades que se nos presentan.

Con esto no estoy elogiando el desorden, ni mucho menos. La primera herramienta para ser productivo es el orden y la organización, pero no llevadas a extremos que nos hagan sentir el orden como un fin en si y no como un medio.

Os propongo que tengáis una caja de Pandora, que sea vuestro rinconcito de desorden, una caja o un cajón de vuestro escritorio. Meted allí, vuestros tesoros sin clasificar, un pin , un dibujo, una libreta, un botón, una piedra…lo que queráis. Será vuestro acto de rebeldía a esta vida tan cuadriculada.

Que tengáis un buen día
Montse

Leer más...

martes, 9 de febrero de 2010

Con un poco de estrés



Hay estrés del bueno y del malo, como de colesterol.

Hace miles de años lo que producía estrés a nuestros antepasados prehistóricos era la percepción de las amenazas que formaban parte de su vida.
Era imprescindible para sobrevivir, tener capacidad de respuesta inmediata para atacar o huir. Las condiciones de vida eran muy duras y tenían que demostrar, fuerza y resistencia, para vencer todo tipo de peligros.
Gracias a esa capacidad de sobreesfuerzo, la especie sobrevivió.

Hoy raramente podemos luchar o huir. Las energías liberadas, si no son utilizadas, muchas veces se vuelven hacia uno mismo. Si la situación estresante pasa rápido, el cuerpo compensa los efectos de la activación. Sin embargo, bajo una situación de estrés constante se desarrolla una disposición de alarma permanente y nuestro cuerpo- mente se agota, nos bloqueamos y enfermamos.

Pero el estrés nos ayuda a ponernos en movimiento.

El estrés incentiva el desarrollo posterior y motiva al rendimiento. Todos los esfuerzos mentales o físicos, todo proceso de solución de problemas, requiere de una cantidad determinada de energía de estrés.

El estrés es en primera línea positivo. Sólo demasiado estrés provoca enfermedades.
La relación entre rendimiento y estrés es igual a una curva en forma de "U" invertida (ver el gráfico).



El rendimiento excelente ocurre en la cúspide de la figura.
Los retos despiertan nuestro interés, nos sacan del aburrimiento, aumentan nuestra motivación y focalizan nuestra atención.
La atención selectiva aumenta cuando existe cierta tensión. Cuando se acerca la fecha de un examen, el plazo para la entrega de un trabajo o simplemente cuando sabes que el jefe te está mirando.

Para conseguir mejorar tu rendimiento:

-Sal de tu "zona de confort". Mantenerte en ella promueve el estancamiento, el desinterés y el aburrimiento.

-Inicia nuevos retos, nuevas relaciones. No te encasilles.

-Cambia hábitos y rutinas.

-Atrévete a hacer  cosas distintas de las que has hecho hasta ahora.

-Viaja más e interesáte por nuevas culturas.

-Adquiere nuevos compromisos.  Participa de forma activa en eventos de tu circulo social, algún voluntariado o acepta un cargo en tu comunidad..

 Dosifíca tu estrés. Intenta mantenerte el mayor tiempo posible en la cúspide de la "U" invertida.

La vida te sabrá mejor.

Que tengáis un buen día.
Montse

referencias:www.psitec.cl/gifs/estres/yerkes_dodson.gif
                  Inteligencia social de D.Goleman             

Leer más...

viernes, 5 de febrero de 2010

¡¡¡¡¡Ahhhhhhh los donuts!!!!



Fulanito es muy despistado, no puedes fiarte de él. Hoy tengo reunión. Le he dicho que vaya por el pan y a recoger al niño. ¿Pero……. lo hará?

Hay personas a las que darles un encargo es un riesgo. Puede que se le olvide. A veces estos despistes se acogen con simpatía. “Es un sabio despistado”, se dice. Pero no siempre las consecuencias de estos olvidos son banales y los que conviven con un despistado saben que tienen que irles detrás recordándoles cosas.

Conozco a un chico, muy buen profesional, pero despistado .Su mujer siempre estaba en casa cuando el llegaba del trabajo. y el no llevaba nunca llaves, para no perderlas..Pero un verano se quedó de “Rodríguez”. Su mujer se fue de camping con los hijos y se quedó solo. Salía de casa, como de costumbre, cerraba la puerta de golpe y se olvidaba las llaves dentro. Hacía lo mismo que cuando su mujer estaba en casa. Lo malo es que no le pasó una vez, si no tres veces en el mes que estuvo de Rodríguez con las correspondientes facturas del cerrajero de urgencias, al que tenía que avisar cada vez, para poder volver a entrar en casa.

¿Qué falla? ¿Porqué hay personas que pierden casi siempre los paraguas, el bolso, o el móvil?

En primer lugar acostumbran a ser personas que en sus casas les han solucionado siempre las cosas, madres solícitas haciéndoles bocadillos , preparándoles la ropa y persiguiéndoles recordándoles las cosas que debían hacer. Puede que luego elijan una esposa  o esposo parecido a su madre y sigan igual…….de despistados.

Seguramente en su trabajo esto no les ocurre o al menos en menor escala, han aprendido a ser responsables en esa área. Casi siempre tienen un jefe que no es como su madre. Toca despabilar.


REGLAS PARA NO SER DESPISTADO

-Ante todo toma conciencia de que lo eres y que quieres enmendarte.

-Anota en una libreta o agenda cualquier encargo o recomendación que te hagan. Este hábito es muy importante. No puedes saltártelo. Ten disciplina en ello.

-Si en un área determinada de tu vida no te ocurre, por ejemplo en el trabajo. Analiza que comportamientos y hábitos utilizas e impleméntalos en el resto de áreas.

-Concéntrate en lo que estás haciendo en cada momento.

-Reúne en una bandeja los enseres que necesitas llevar antes de salir de casa. Llaves, móvil, cartera .Todo junto. No está de más si añades post-its con recomendaciones como “comprobar llaves de paso”, cerrar ventanas y luces etc.

-Si coges un taxi no dejes tus enseres despreocupadamente en el asiento, déjalos sobre tus piernas..Cuando salgas, antes de cerrar la puerta del taxi da un vistazo al interior, por si se te ha caído algo. Igual si vas en metro o autobús, no cuelgues el paraguas de la barra. No sueltes tus cosas.

-Al pedir la cuenta en un restaurante, paga y revisa la mesa y las sillas, es frecuente olvidarse el móvil.

Estos hábitos, que inicialmente requerirán un esfuerzo, los irás integrando en tu hacer cotidiano.

Los resultados, no hace falta casi ni nombrarlos.

Evitarás sustos, pérdidas, gastos innecesarios, y una vida mucho más relajada para ti y los tuyos.

Que tengáis un buen día

Montse

Leer más...